Nuevas tendencias en masajes

La creatividad, técnicas milenarias revisitadas y la mercadotecnia, parecen no tener límites para que vivas placeres de dioses.

Un buen masaje es lo menos que uno merece después de una semana de estrés. A continuación una lista de algunos placeres exóticos:

Piedras calientes
El masaje de piedras calientes, que dura alrededor de una hora, es quizá uno de los más relajantes. De tiempos de la dinastía china Shang (1600-1046 a.C), esta terapia combina piedras basálticas de diversos tamaños que se deslizan por el cuerpo y se aplican sobre puntos energéticos del organismo, a lo largo de la columna vertebral, el abdomen, la frente, las manos y los dedos de los pies. A veces, esta terapia se combina con piedras de mármol frías para potenciar sus propiedades antiinflamatorias.

Thai
En armonía con la respiración del masajista, toda persona que se somete a un nuad bo rarn, como se llama a esta práctica en tailandés, se deleita con una agradable secuencia de presiones, compresiones circulatorias, estiramientos, movilizaciones articulares y estimulaciones reflejas encaminadas a liberar el Qi —centro energético del organismo— y eliminar toxinas. Este masaje resume tres disciplinas de tratamiento tradicional: el amasamiento de músculos, la manipulación del esqueleto o quiropráctica, y la digitopuntura. El objetivo es estimular la energía del cuerpo y equilibrar sus funciones.

Ahora te toca decidir cuál de éstos quieres probar.

Ir arriba